Desde los años 80 Hoyo cuenta con este negocio familiar dedicado a la madera en todas sus formas: carpintería, ebanistería, antigüedades o restauración de muebles. Félix heredó de su madre y su padre los secretos del negocio y desde hace 20 años aporta su creatividad a toda clase de trabajos artesanales con madera. Varios establecimientos de Hoyo son una buena muestra de sus diseños personalizados.

“Me gusta construir cosas, ser creativo”

¿Qué es El Celemín?

restauración de muebles En los años 80 nació El Celemín en local en el que ahora funciona la pizzería Dos Hornos. Mi padre era aficionado a restaurar muebles. Junto a mi madre compraba en El Rastro y los arreglaban. Un día organizaron una exposición en la que mi padre presentó lo que había restaurado. Al venderlo casi todo, decidió poner una tienda. A los 10 años tanto mi madre como mi padre dejaron sus trabajos; ambos trabajaban en la editorial Anaya. Más adelante mi madre estudió restauración para poder abarcar más.

Y esta tienda -situada en la calle Hurtada, 37- se inauguró en el 89 o 90. Ya en aquellos tiempos, el Ayuntamiento organizaba exposiciones, me sorprende que ya existieran estas iniciativas. Para que veamos la importancia de mover las cosas.

El Celemín, en sus inicios, era una tienda de antigüedades hecha de dos casas, de los siglos XVIII y XIX. Una de ellas era la vivienda y otra el establo. Este último era típico de Hoyo, sin cemento entre las piedras y con un sobrao arriba para secar la paja.

Un grupo de chavales me contó que llamaban la casa cuando estaba abandonada “La casa del miedo” porque se colaban para pasar miedo. Era una ruina en 1988 y mis padres la compraron. Ahora está reformada; añadimos un balcón. Dos años después, se triplicó el precio de las viviendas en Hoyo.

¿Y ahora?

Con el tiempo se convertido en taller de restauración, y también ofrecemos clases de restauración. He vendido durante muchos años en ferias y mercados de antigüedades, pero ahora la venta de antigüedades está muerta, menos para mis padres, que tienen algo de clientela fija.

En realidad, hacemos restauración, carpintería, ebanistería, revestimientos sencillos en bares, muebles de encargo; en fin, todo lo relacionado con la madera.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Cualquier cosa que implique un poco de creatividad. Me gusta construir cosas, ser creativo, pero no es lo que más hago.

restauración de muebles¿Qué tipo de trabajos haces en Hoyo?

Ahora estoy haciendo unas camas plegables para un modelo de Kangoo de nuevo diseño, para convertir los asientos en cama. Lo estoy construyendo con un tutorial de Internet. Mis encargos son muy diversos, no tengo catálogo.

He hecho bastantes trabajos en dos o tres bares de Hoyo. En el restaurante Los Picazos, he realizado la mitad de la decoración: revestimiento de la barra con cajas de vino, revestimiento de otra pared con maderas de pallet, haciendo una composición, un diseño que me inventé y varias mesas por encargo.

En el bar Plaza, he hecho toda la remodelación. Fue un cambió de estética: mesas de madera maciza hechas a medida utilizando pino de derribo, lijándolo. También hice el teñido del muro principal del local, el decapado de todas las cajas de las persianas. Los elementos decorativos son de El Celemín: las fotos antiguas, aperos de labranza y otros elementos ornamentales. Incluso la madera donde están colgados los jamones me la encargaron María y Víctor.

El Portalón me ha encargado bastantes cosas. Un revestimiento interior de madera, el cambio de la puerta de entrada y la reparación y barnizado de todas las ventanas.

La verdad es que los bares pueden acceder a la decoración con madera ya que las marcas pueden subvencionar algo de la reforma. Si te gusta cuidar de tu local, la madera es realmente un plus. Las primeras personas que apostaron por mí han sido María y Víctor primero para Los Picazos y luego para el bar Plaza. Luego Juanjo de El Portalón me encargó lo suyo en su local.

En el pueblo he restaurado miles de muebles, llevo 20 años haciendo esto. Me metí de lleno con 28 años y desde entonces he restaurado mientras mis padres hacían la compraventa.

He restaurado muchos muebles en localidades de toda la sierra: Las Rozas, Torrelodones, Colmenar Viejo.

¿Qué tipo de muebles creas?

Fabrico muchas mesas a medida, muebles de diseños sencillos a un precio económico en proporción a la calidad que tienen. Es el diseño que abarata porque es muy cuadriculado, muy básico. Son muebles funcionales, sencillos, a medida… y que te van a durar décadas.

También he hecho mesas para oficinas, como por ejemplo para Marina, de la Asociación de Artesanos. Quería una mesa de reuniones súper larga. Me enseñó el diseño y lo cambiamos un poco para conseguir lo que quería.

restauración de muebles¿Y que nos puedes contar de las clases que das?

La gente trae aquí sus muebles cuando los quiere reformar, hacer alguna técnica y lo hacen aquí bajo mi supervisión y con los materiales de aquí.

Ahora está de moda el shalk paint (pintura a la tiza). En el fondo es más o mismo lo que el decapé. Igual que el vintage, retro, almoneda. Son lo mismo, es decir, ponen en valor los muebles de entre 50 y 100 años. Para que un mueble sea antigüedad, tiene que tener 100 años.

¿Cómo es tu clientela?

Yo vivo de la gente que no va al Ikea o al Leroy Merlín. Si tienes poco dinero, entiendo que vayas, yo mismo he ido pero intento no ir. Combinar entre lo nuevo y lo antiguo, no siempre comprar en estas grandes superficies es fundamental. Hay una tienda de Villalba que tiene un letrero que me encanta: “No compres en las grandes superficies. Impiden que los negocios de pueblo puedan ofrecer calidad a un precio razonable”. Y es verdad. De hecho, podría ganar mucho más dinero, comprando las maderas en Leroy Merlín pero yo reciclo maderas buenas de pino que van a durar. Las maderas de estos supermercados son malísimas y baratas.

¿Qué te gustaría conseguir con este negocio?

Mantenerlo y que se valoren las horas que se dedica a este oficio. Pero ahora mismo la economía no se ha recuperado para que se valoren las antigüedades. La gente compra a plazos; doy estas facilidades. Esta tienda ha sido conocidísima y se ha venido abajo porque todo el sector se ha ido así.

¿Qué puede hacer el Ayuntamiento para promover los negocios locales?

Los ayuntamientos intentan ayudar al comercio, pero no es fácil. Promueven eventos para animar el pueblo. Deberíamos proteger las casas de piedra, para conservar el pueblo como era antes. Ya se ha propuesto muchas veces, hacer un polígono industrial ecológico y que el ayuntamiento subvencionara parte del sitio. Y que las extraescolares de la Casa de la Cultura salgan de la Asociación de Artesanas-os. El ayuntamiento debería haber ayudado mucho más a esta asociación. De hecho, creo que la iniciativa de juntar el mercado ecológico y artesano salió de Loquenosune.

¿En qué podría ayudar más?

Contratando a gente, empresas que hagan estudios de mercado. El dinero está muy limitado. Fomentar la clase media, que no llegue tan ajustada a final de mes. Se trata más de políticas de gobierno, no de ayuntamientos.

Incluso en los bares, notas que hacen sus cálculos, que tardan en aprobarte el presupuesto, que les cuesta. No hay abundancia aunque ahora noto más movimiento. No sé si es que hemos aprendido a abaratar demasiado los precios pero a mí me cuesta ir de vacaciones a pesar del movimiento.

¿Tienes web?

Sí, tengo página web: https://www.restauracionantiguedades.com/celemin-restauracion-antiguedades/ desde hace casi tres años y por ahí me llegan el 50% de los encargos, es como un refuerzo. La gente me recomienda y la persona interesada termina de convencerse en la página.

Taller restauración antigüedades “El Celemín”

https://www.restauracionantiguedades.com/

606 657 468 | 600 583 903 | elceleminantiguedades@gmail.com

Calle Hurtada, 37. Hoyo de Manzanares. 28240. Madrid.