Manda correos electrónicos a tu clientela sin caer en el SPAM

Mandar correos electrónicos a tu clientela (o emailing) es buena idea. Muchas pymes los usan y saben que les reportan ventas. Nuevas promociones, eventos, productos que no tenía una tienda: con el emailing puedes conseguir incrementar tus ventas.

¿Sabías que tu base de datos (1) es uno de los mayores activos de tu empresa? A continuación te explicamos las bases para mandar correos electrónicos efectivos:

1. Aspectos legales de mandar correos electrónicos

El emailing debe de ser legal, por lo tanto, tienes que asegurarte de varias cosas:

  • Aunque seas una pyme, debes dar de alta tu base de datos en la Agencia de Protección de Datos. Aunque estés pidiendo el e-mail manualmente a tu clientela, legalmente, la tienes que dar de alta pinchando aquí.
  • En los correos electrónicos que mandes, siempre tiene que existir la opción «darse de baja» en un click. Es de sentido común pero, mandar correos electrónicos a personas a las que no les interesa, solo genera enfado.

Si empiezas con la base de datos que has generado en tu e-mail personal (es decir con tus contactos personales y profesionales), pídeles permiso. Te aconsejamos que el primer e-mail que mandes a tus contactos sea para pedirles permiso para mandar más e-mails indicándoles la manera de darse de baja.

2. La regla de oro: «Trata a los demás como quieres que te traten»

  • No uses tu e-mail con copia oculta. ¿A quién no se le ha olvidado alguna vez poner todos los e-mails en copia oculta y ha mandado su base de datos en copia normal? Además, si tu mayor activo es la base de datos con la información de toda tu clientela, no puedes exponerte a mandarla. Cuídala.
  • Quita los duplicados. ¿Qué sentirías si recibieras 4 e-mails idénticos de una tienda que promociona un producto que no te interesa?
  • En cuanto a la frecuencia: no podemos mandar un correo electrónico cada día a nuestra clientela. Para evitarlo, te recomendamos diseñar un sencillo plan de correos electrónicos y visualizar la frecuencia con la que los mandas. Si ves que es demasiado, segmenta, es decir, divide la base de datos por perfiles y manda solo a perfiles determinados la información que les pueda interesar.
  • Existen herramientas que pueden ayudarte. No dudes en formarte antes de lanzarte. Algunas herramientas son gratuitas. Pero si mandas muchos e-mails cada vez, tu hosting lo va a detectar (y te propondrá aumentar tu cuota mensual).

3. Aumentar la competitividad de las pymes

El objetivo del emailing es que empresas pequeñas o autónomas-os, con recursos limitados, sean más eficaces en sus comunicaciones.

Para conseguirlo, si tienes un blog, puede ser interesante vincularlo a tu base de datos. Así, cada vez que escribas un artículo y un-a navegante de Internet lo lea, podrá suscribirse. Así entrará directamente en tu base de datos, legalmente, además.

(1) Cuando hablamos de base de datos nos referimos a pedir el email, nombre y apellido de tu clientela. Aunque la tengas escrita a mano, es una base de datos y tiene valor.

Image courtesy of Vlado at FreeDigitalPhotos.net