Lejos quedan ya los inicios de la (re)conocida joyera botánica y artesana hoyense Marta Blázquez. Pocos días después de que lanzara su primera colección, su amiga y compañera ceramista de la Asociación de Artesanía de Hoyo de Manzanares, Ana Rancés, nos contaba cómo la víspera del evento, Marta estaba “a tope” montando las cajas de presentación, recopilando las semillas y colocando los folletos para la que sería su primera participación en el Mercadillo Ecológico de Hoyo de Manzanares. A pesar de los agobios, le fue bien desde el primer día.

Sus productos son especiales y maravillan a mucha gente, en especial a la gente enamorada de la naturaleza. La Huella del Bosque diseña y crea joyas de plata en forma de hojas o texturas de maderas.

joyería botánica

El comienzo: cómo empezó su andadura

Marta comenzó a lanzar su negocio presentando en mercados locales su colección Herbario. Además, y desde el principio, supo rodearse y recibir el apoyo de gente eficaz y generosa: el logo de La Huella del Bosque lo diseñó una amiga que entendió lo que quería a la perfección; las fotos de sus productos, las hizo su cuñado, y para crear su blog recibió la ayuda de un vecino. ¡Todo un equipo local en marcha!

joyería botánica

Ella ha crecido como emprendedora y trabajado en red, localmente, haciendo trueques, valorando a l@s profesionales de su entorno. De hecho, en el año 2014 una periodista la conoció en un famoso mercado de Madrid y escribió un reportaje sobre su trabajo en la revista Fuera de Serie del El Mundo, lo que supuso una época de muchas ventas. Lo quiere repetir. Su objetivo para 2016 es conseguir mayor repercusión en prensa a través de apariciones en suplementos, así como aumentar la venta a más tiendas. Marta se muestra decidida: “se acabó esto de dejar las piezas en depósito, esperando a ver si alguien compra ¿quién hace esto? Solo lo hacemos los artesanos. Si les gusta mi colección, que la compren. Así las tiendas están mucho más motivadas para vender.”

Dones para emprender

Untitled design (15)Pero el carácter decidido de Marta no es su único secreto para afianzar su emprendimiento. Está claro que el secreto número uno es su creatividad. Ahora tiene en mente un nuevo proyecto y solo viendo los esbozos a lápiz, una se queda asombrada de su capacidad creativa.

En realidad, su primer secreto es su auto-exigencia. Piensa y ejecuta sus piezas de una manera exquisita, queriendo alcanzar casi la perfección. Ahora va a presentar on-line su nueva colección,  Maderas, ya conocida en Hoyo de Manzanares. También está terminando su nueva caja de presentación; la ha diseñado ella misma y ha tenido la aportación de una artesana de Torrelodones quien le ayudó con un troquel. De paso, otra colaboración local.

Lo que quiere en este momento es  promocionar las alianzas que crea y los detalles de boda que van conjuntamente. Los novios pueden elegir las macetas y las semillas de la planta que quieren, aunque la predilecta suele ser el árbol del amor. Las alianzas pueden ser de plata u oro.

La Huella del Bosque acepta también encargos basados en creaciones propias y personalizadas, como cuando el ayuntamiento de Hoyo de Manzanares le encargó un pin en forma de gota de agua para el Año del Agua. “Estuve días para realizar la mejor gota. Quería que fuese perfecta”.

En resumidas cuentas: creatividad, decisión y perfeccionismo parecen ser las semillas del éxito de esta joyera botánica. Con Marta, el trébol y la supuesta suerte que trae, quedaron totalmente obsoletos.