Centro de Educación Ambiental¿Qué es el Aula Apícola? ¿En Hoyo lo conocemos bien?

Básicamente, se trata de un Centro de Educación Ambiental privado que desarrolla sus actividades en torno a la abeja. Son actividades enfocadas a una forma de ocio de carácter educativo, que desarrollamos con grupos variados, familias, coles, etc… Llevamos casi ocho años trabajando en estos ámbitos.

Nos enorgullece ser un centro pionero y único en sus características en Madrid, uno de los pocos en España asentado en un Espacio Natural Protegido compatibilizando labores de divulgación y ocio con la preservación del entorno, y ser calificados por este motivo como de iniciativa ejemplar en medios especializados.

La verdad es que lo que más se conoce del Aula en Hoyo son los talleres de velas, dulces o cosméticos con productos de las abejas, o sobre flora autóctona y melífera, que es tan sólo una mínima parte de nuestras actividades.

Desarrolláis vuestra actividad en un entorno privilegiado …

Una de las funciones del Aula es, gracias a un acuerdo de colaboración con los propietarios de “La Ladera y Picazos”, desarrollar el potencial educativo de esta finca, que a pesar de ser privada busca compatibilizar usos privados y función pública, siempre con el punto de mira puesto en su conservación. ¡Y esto en una finca privada es muy difícil de encontrar!.

Es una tarea difícil, porque luchamos contra corriente buscando una forma de “turismo de naturaleza” ligada a la gestión del Espacio Protegido que lo soporta, cuyos beneficios reviertan directamente en quienes lo gestionan, y parte de cuyos recursos son justamente los frutos de esa gestión: entorno cuidado, riqueza en biodiversidad, silencio,…

Pero por desgracia hoy día se tiende a “lo fácil”, y proliferan las empresas que ofertan actividades de ocio o deporte fáciles de promover, con retorno económico elevado y rápido y escasa inversión, sin ninguna vinculación con la gestión de los Espacios Protegidos, ni control de su impacto sobre ellos. Y que no dudan incluso en “colar” a sus clientes en la finca en la que desarrollamos nuestras actividades, con lo que no sólo invaden una finca privada, violan su Normativa de Protección y entorpecen su adecuada gestión, sino encima perjudican a quienes, gracias a un acuerdo de colaboración, desarrollamos nuestra actividad en esa finca privada.

¿Además del privilegiado entorno, cuales son vuestros principales recursos?

En primer lugar, el propio edificio del Aula, donde se desarrollan nuestros cursos y talleres, y que también alberga una de las mejores colecciones de material apícola de nuestro país, integrada en la Red de Museos Apícolas de España.

Tenemos también una pequeña granja y huerto, un jardín de flora melífera y una Estación de Polinización Forestal, como ejemplo de la importancia de las abejas en la conservación del Medio Ambiente.

Y por supuesto la Senda Apícola, que es un precioso recurso educativo que incluso tenemos registrado, y nuestro Colmenar Didáctico, base de la Visita Apícola.

¿Cuál es vuestro objetivo como Centro Educativo?

Hacemos labores de educación ambiental y de interpretación del medio, sensibilizando a los visitantes en la importancia de preservar el Medio Ambiente, y en concreto de lo que tenemos en Hoyo. Y por supuesto, dar a conocer la abeja, que es el mayor polinizador que existe en la naturaleza y símbolo de biodiversidad, que nos sirve de guía en nuestra tarea.

¿Qué es lo que más gusta del Aula Apícola?

Sin duda la visita apícola, por el traje, y la aventura de una experiencia única. No ves a las abejas a través de un cristal, te pones el traje y ves y oyes el interior de la colmena, observas a las abejas trabajando, y nosotros te enseñamos a ver la compleja organización que rige ese aparente caos de abejas moviéndose de un lado para otro… Al final de la jornada, los visitantes siempre nos transmiten una sensación de sorpresa y admiración con lo que han aprendido.

 ¿Quién acude al Aula Apícola?

Viene gente de toda la Comunidad de Madrid, colegios fundamentalmente entre semana, y grupos familiares los fines de semana y festivos.

Es bonito comprobar que nuestra actividad, además de beneficiosa para el entorno, lo es para otras empresas de Hoyo. Si las actividades requieren pernocta duermen en la casa rural, y después de la visita, les sugerimos dónde comer según sea el grupo. Además, ofrecemos nuestras instalaciones a otros emprendedores que quieran realizar actividades compatibles con la nuestra; cursos de fotografía o dibujo de naturaleza, formación infantil, yoga, agricultura biodinámica, ¡hasta de cocina oriental o repostería, se han dado cursos en el Aula!.

Iniciativas como la nuestra suponen un recurso turístico del que se benefician diversos sectores empresariales.

¿Cuál es vuestro mayor logro?

Sin duda, que nuestros visitantes salen felices. Han aprendido y se quedan fascinados por las abejas y su esencial papel en la naturaleza, con lo cual además aportamos nuestro gratino de arena en la lucha por un mejor futuro para nuestro entorno.

 

En claves de marketing:

  • El aula apícola ha invertido en vídeos, realizados por Manimals, una empresa hoyense especializada en documentales de naturaleza.
  • Tiene un blog, y son muy activos en Facebook .
  • Como campaña de marketing, ¿qué mejor que la calidad (cursos, valores, servicios propuestos) ?
  • Tienen una estrategia generalista, con muchas actividades ecológicas que refuerzan su credibilidad.
  • Por ello, están teniendo una buena repercusión mediática (cadena SER, Telemadrid, Tele5, medios especializados, etc.)