“Me gusta poder contribuir a algo más grande a través de los cuentos. Creo de verdad en la sabiduría de los cuentos”

Jennifer es una artista multidisciplinar de origen escocés. Desde hace 20 años reside en Hoyo de Manzanares. Trabaja profesionalmente como narradora de cuentos y arte terapeuta. Su credo es la creatividad, y es lo que quiere transmitir y contagiar a través de sus cuentos y propuestas artísticas. Puedes probar sus talleres de  ‘aDanzando’ en la nueva escuela de danza de Hoyo de Manzanares: AD Danza Teatro Pilates.

Jennifer, nos gustaría conocer algo de ti y de tu profesión

Desde el 2004 trabajo profesionalmente como cuentacuentos profesional y mis clientes más habituales son los colegios ‘bilingües’. Además, doy cursos de formación a profesores para ayudarles a contar cuentos con confianza en el aula.

También soy arte terapeuta (Gestalt) y estoy formada en Psicodrama Simbólico y en movimiento expresivo. Ahora mismo estoy uniendo estos campos.

¿Cómo son las historias que cuentas?

Arte terapia Madrid

Pues tengo para todas las edades. Me gusta mucho compartir con adultos los cuentos de la tradición oral de mi país nativo, Escocia. Para los niños suelo contar cuentos de diferentes partes del mundo que hablan de la riqueza de nuestra herencia multi-cultural. Antes de tener a mis hijos yo viajaba mucho y actualmente viajo hasta en culturas lejanas a través de los cuentos.

 Además de contar cuentos para promocionar la interculturalidad, me gusta contar cuentos para la defensa de la naturaleza.

Cada sesión de cuentos es diferente. Los cuentos africanos suelen gustar mucho a los peques por el color, el ritmo y los animales. A los niños y niñas más grandes, les encanta los cuentos de miedo.

¿Cómo empezaste con los cuentos?

Conté mis primeros cuentos a Chinos cuando estaba enseñando inglés en Australia en 1990. Después cuando viví a en Italia, expresé mi pasión por los cuentos pintando cuadros grandes inspirados en historias y mitologías del mundo. Un día, además de pintar los cuentos decidí contar esos cuadros y preparé una exposición para la casa de cultura aquí en Hoyo. En 2003 invité a los niños del colegio a visitar la exposición. Buscaban pistas en los cuadros y esas pistas les llevaron a los cuentos. Fue muy rica la experiencia y durante unos años estuve ofreciendo esa exposición a otros centros de cultura en Madrid.

¿Cómo te has dado a conocer?

Aunque suene raro decirlo, tuve éxito desde el primer momento. Dejé mi trabajo como profesora de inglés en la Universidad Nebrija para dedicarme a los cuentos en el momento perfecto porque justo estaban empezando con los colegios bilingües. Después el boca a boca me ayudó a conseguir clientela.

Hay todo un trabajo detrás de mi espectáculo: pinto, investigo la historia, preparo el decorado y también pongo mucho arte, amor… La última pincelada es contar el cuento.

Llevo cuatro años trabajando en un colegio público de la Sierra, al que voy cada semana a contar cuentos. Disfruto un montón compartiendo este mundo tan maravillo con los niños. Y además, creo que los cuentos mejoran la convivencia en el aula y ayudan a los niños a ir encontrando su talento. He comprobado que el ritmo de los cuentos ayuda a los niños a conectar consigo mismos y con sus compañeros. También ayuda a niños que vienen de fuera a sentir que pertenecen al centro.

¿Cuáles son tus objetivos para este año?

Quiero dedicar más tiempo a acompañar adultos en su camino a través de los cuentos, el arte terapia y la expresión corporal. Son muchas las personas que están bastante desconectadas de su ser autentico. Estas herramientas les pueden ayudar a vivir más plenamente y a entrar en contacto con sus necesidades reales.

Tengo un proyecto nuevo que mezcla cuentos y cuerpo. Hay para niños y también para adultos. Es como vivenciar los cuentos para conectar con diferentes partes de tu cuerpo.

¿Cómo consideras que es el público de Hoyo?

A los adultos les veo más dispuestos, más abiertos hoy en día. Con los más pequeños ha cambiado mucho. Hace años los niños tenían poca escucha en la biblioteca. Ahora que están viniendo narradores profesionales de calidad, creo que sí ha mejorado bastante la escucha.

¿Qué es lo que más te enorgullece de tu carrera?

Arte terapia Madrid

Me gusta poder contribuir a algo a través de los cuentos y la creatividad. Creo de verdad en la sabiduría de los cuentos y es un honor para mí ser un canal para que pueda llegar.

¿Trabajas también fuera de España?

Sí, trabajo en otras comunidades de España y también fuera de España. Estuve contando cuentos y dando talleres en el Fórum de las Culturas en México. También he contado cuentos en Suecia, Finlandia, en la India y en un campamiento de saharauis en Argelia. Pero como soy madre,  prefiero viajar poco para poder dedicar tiempo a mis dos hijos.

¿Qué te gustaría proponer en Hoyo?

Me gustaría ofrecer más espacios para la creatividad, que haya un hueco para el arte-terapia y el movimiento corporal y que la gente en Hoyo pueda tener la oportunidad de desarrollar su creatividad.

¿Cómo se desarrolla la creatividad?

¡Buena pregunta! En el mundo de la creatividad no hay límites o patrones. Es importante dejar fuera el día a día. Es imprescindible una fuente de inspiración y puede llegar de muchas formas: desde el arte, la música, un baile, la naturaleza o una idea. Además, en mi caso, necesito algo de caos y después tranquilidad y silencio para poder desarrollarla.

¿Cómo podemos conocerte, probar una clase tuya?

Arte terapia Madrid

Trabajo mucho en centros escolares, así que es difícil verme ahí. De a vez en cuando cuentos en inglés, en la biblioteca de Hoyo para los niños.

Para adultos ofrezco sesiones individuales de arte terapia. Y además, con dos compañeras estoy ofreciendo talleres de expresión corporal cada 2 domingos en aD. Este proyecto se llama ‘aDanzando’. Es un juego de palabras danzando y avanzando, o sea que la danza y el movimiento pueden ayudarte a avanzar en tu proceso de desarrollo personal.

¿Qué nos podrías contar de AD Danza? En Hoyo es la gran novedad…

Me parece fantástico el sitio, las instalaciones, los dueños y los profesores. A mí me ha cambiado la vida. Estoy apuntado a claqué, flamenco, contemporánea vertical y contact. Llevaba muchos años queriendo hacer danza sin tener que desplazarme a Madrid o Torre y ahora es posible. Por fin hay movimiento en Hoyo de Manzanares. El movimiento es vida.

¿Que podrías proponer en Hoyo de arte terapia y expresión corporal?

Hace unos años hice el proyecto ‘Tejiendo Historias’ en Servicios Sociales. A través del patchwork e historias personales llegamos a crear una pequeña comunidad entre las mujeres de diferentes nacionalidades que viven aquí en el pueblo. Fueron dos años muy especiales para muchas mujeres. También hice talleres de arte terapia con la asociación Teresa Mané.

Me encantaría presentar una nueva propuesta a Servicios Sociales utilizando el arte terapia y la expresión corporal para que Hoyo pueda convertirse en un pueblo llenísimo de creatividad.

¿Cómo podemos promover la creatividad en Hoyo?

Invito el Ayuntamiento de Hoyo a abrir un espacio importante e invertir en la creatividad. Por ejemplo, en los artes y la expresión corporal  para personas mayores. Podrían mejorar su bienestar en general. Pueden moverse con la música, sentir qué les dice la música, cómo resuena con su vida, su momento actual, desarrollando su bienestar en todos los sentidos.

Y el mundo de los cuentos puede abrir una puerta al pasado, al futuro, al infinito; en el mundo de los cuentos y de la creatividad no hay barreras. Cualquier cosa es posible.

 

Jennifer Ramsay

www.thestorygirl.com